1.8.06

CHRIS SPHEERIS & PAUL VOUDOURIS:
"Enchantment"

Aunque la mayoría de la gente piense que "Enchantment" es la segunda (o incluso la primera) colaboración entre los estadounidenses de ascendencia griega Chris Spheeris y Paul Voudouris, nada más lejos de la realidad, puesto que se trata del quinto disco que ambos artistas publicaron juntos (eso sí, no intentéis conseguir los tres primeros, totalmente descatalogados). Sin embargo, fue un trabajo tan redondo e importante en la realidad de las Nuevas Músicas de los 90 (llegó seguramente en el mejor momento de este estilo de música) que, efectivamente, ha pasado a la historia como el gran disco de Spheeris y Voudouris, guitarrista y teclista (se complementan así en sus reuniones, aunque ambos pueden utilizar una gran gama de instrumentos), un dúo esencial e imaginativo que comenzaron su amistad en Grecia y volvieron a coincidir años después en los Estados Unidos para legarnos varios discos mágicos.

Sorprende cómo la historia de un trabajo tan hermoso como "Enchantment" puede ser algo turbulenta. Publicado en 1991 por la discográfica de San Rafael (California) Music West Records, y cuando comenzaba a sonar en radios y a funcionar el boca a boca, este trabajo tuvo la mala fortuna de encontrarse con la quiebra de dicha compañía a los pocos meses de su publicación. Ambos artistas, sabiéndose poseedores de una pequeña joya, consiguieron rápidamente los derechos sobre el master de "Enchantment" para su propia compañía, Epiphany Records. Sin embargo sus búsquedas musicales en solitario acabaron por clausurar Epiphany, por lo que las posteriores reediciones de "Enchantment" serían en Essence Records -sello de Spheeris, en el que iba a continuar su exitosa trayectoria- y Hit Records -sello de Voudouris, de discreta repercusión-. Sólo un ligero rediseño de portada delataba el cambio de ubicación, la música seguía siendo la misma, intangible y maravillosa. ¿Pero por qué este álbum llegó a ser un pequeño éxito, sobre todo en España y Grecia? En primer lugar, hay que tener en cuenta el origen de los artistas, su ascendencia griega y la influencia que eso ha tenido en una música cálida, melódica, esencialmente mediterránea. Además, la difusión del disco en Radio 3 y su utilización en televisión y en determinados momentos de los juegos olímpicos de Barcelona también aportaron su granito de arena. Pero es al escucharlo cuando se aprecian las verdaderas razones de ese éxito. Realmente el tema homónimo, "Enchantment", es una pequeña obra maestra, de esas que han sonado en radios y televisiones hasta la saciedad y que, merced a una bella melodía de oboe que destila una extrema sensibilidad, ha contribuido a vender miles de ejemplares en medio mundo. Como su título indica, un auténtico encantamiento. Esa sensibilidad se puede respirar en cada tema del disco, especialmente en deliciosas melodías que también se favorecen de los vientos, clarinete, oboe o saxo ("Across frontiers", "Golden days"), como en esos momentos en los que sale a relucir la guitarra mediterránea de Spheeris ("Through the wall", "First kiss") o los teclados ambientales de Voudouris ("Many heavens"), en un poderoso conjunto que si bien parece más deudor -por lo menos eso se deduce de sus trayectorias- de los trabajos en solitario de Chris Spheeris, a buen seguro forma parte de las experiencias conjuntas de estos dos grandes amigos. Dentro de este aire místico, uno de los grandes momentos del álbum, posiblemente el mejor junto a "Enchantment", se da cuando la guitarra rítmica llama al movimiento junto a sorprendentes flautas andinas en esa otra maravilla de aires sudamericanos titulada "Pura vida", vitalista e imprescindible composición recogida además en el eficaz recopilatorio "Polar shift".

Precisamente 'pura vida' es una expresión con la que en Costa Rica se denomina a las cosas que salen bien, así que nada mejor que utilizarla para recordar este maravilloso disco, sin duda uno de los mejores de las Nuevas Músicas de los 90, que tuvo su continuación años después con un último disco de colaboración entre dos colegas cuyas trayectorias en solitario son extremadamente distintas, exitosa la de Spheeris, casi desconocida la de Voudouris. Mientras esperamos un reencuentro, saboreamos esas composiciones en solitario o en dúo, y nada mejor que comenzar con la magia de "Enchantment".

Etiquetas: , , , ,

18 Comments:

Anonymous DIÁLOGOS 3 said...

Desde luego este si que es uno de los discos instrumentales de la década de los 90. Aún hoy se sigue escuchando y suena tan fresco como hace más de diez años.

6:08 p. m.  
Anonymous Pepe said...

Tú lo has dicho, suena tan fresco como hace más de 10 años, y en realidad han pasado 15, y me parece que fuera ayer!!!

10:07 p. m.  
Anonymous lord of the pacharans said...

si,gran disco,hasta la portada,que me recuerda a las camisetas del centenario del barça...

5:17 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Vaya, Lord, tú por aquí. No había caído en lo del Barça... Intentaré buscar algún disco con portada blanca para próximas entregas.

5:32 p. m.  
Anonymous Warren Keffer said...

Un disco que roza la obra maestra. Es sublime, precioso, encantador. Soy fan de Spheeris desde hace mucho (y mi madre también xD), y para mí los mejores son éste y Dancing With the Muse (prodigio instrumental donde los haya).

Yo también tengo un blog dedicado a música (con predisposición por nuevas músicas, músicas del mundo y sobre todo BSOs) y me gusta ir leyendo otras opiniones por la blogosfera (gran invento). Aunque ahora en verano no le echo apenas tiempo salvo a la sección de cine.

2:04 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Uno de mis discos preferidos y de los que debido a su peculiar "encantamiento" no me canso de escuchar.
He conseguido otro disco (doble)recientemente titulado "mediterranean cafe" pero no hay apenas informacion de ello, pues parece una recopilacion.
Sabeis algo ?

8:00 a. m.  
Anonymous Pepe said...

Mediterranean cafe, por lo que veo en internet, tiene pinta de recopilación de dudosa procedencia. Parece que Spheeris se ha hecho el suficiente hueco como para empezar a dudar de algunos títulos. De todos modos, si suena bien no hay por qué preocuparse, puede ser una buena compra.

4:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ohhg Ohhg. Este disco viene del paraíso. Estamos hablando de Chris Spheeris...uff, que sudores...

Enchantment...puro encantamiento.
No hay ni un sólo tema que merezca descartarse.
En este disco Voudouris pone sus barbas a recortar, y Spheeris...a remojar.

Uno de los discos que me llevaría a una desierta (con unos cuantos pies).

Jorge

4:48 p. m.  
Blogger Pepe said...

Jorge, no me quiero ni imaginar un concierto de Spheeris en Zaragoza contigo al lado aullando. A ver si se cumple algún día.

4:55 p. m.  
Anonymous Z said...

La vida está llena de casualidades, y si bien conocí a Mike Oldfield (San Mike para los amigos, aunque esté en horas bajas la criatura) gracias a que mi padre tenía el cd y me gustó la portada, con Chris Spheeris me ocurrió algo parecido. Fue como un flechazo, y a pesar de no conocer nada suyo la portada de este disco me decía "escúchame..."

Desde ese día Chris ha pasado a formar parte de la banda sonora de mi vida, y tengo canciones suyas muy ligadas a recuerdos personales. Lo único que puedo hacer es agradecerle a este hombre que exista y pegarle un tirón de orejas por no sacar nada nuevo desde hace tiempo.

En fin, me alegra ver que hay gente que comparte gustos musicales, porque cuando dices por ahí que la música que te gusta la compone un guitarrista de origen griego que vive en el desierto de Sedona la gente te mira como preguntándose si tendrás el permiso del psiquiatra para estar en la calle sin correa...

Un saludo a todos los compañeros de pedrada. Hasta luego!

1:54 a. m.  
Anonymous Jaime said...

¡Encantador!, una curiosidad: El tema que da título al disco, fue utilizado en un número del precioso espectáculo de danza "Raices", en Madrid en julio-agosto de 2006, basado en el folclore español desde Andalucía, Aragón, Galicia, Vascongadas...¡Curioso verdad?, concretamente en este número se dejaban deslizar los pies los intérpretes, sobre un fondo de iluminación azulada.

Respecto el resto del disco destacaría "Pura vida". Sencillamente el tema y el disco "Enchantment" es parte fundamental de los clásicos de la nueva era.

2:41 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

En los comentarios anteriores prácticamente lo habeis dicho to de estos dos "Pájaros". Son demasiado para el cuerpo y para los oídos. La primera vez que escuché Enchantment fue en un anuncio que hacían en TV de la Expo de Sevilla, se veía pasear un carro de caballos por la ciudad con la música de Enchantment de fondo y era alucinante, luego tuve la suerte de que ese disco le tubiesen unos sobrinos míos, de grabarle y hasta que me muera no dejré de escucharle de vez en cuando y a otro "pajarito" que no debeis perder de vista o de oído es a Yanni, otro mostruo como la copa de una sequoya.

Saludos, amigos.

7:16 p. m.  
Blogger Juan Antonio said...

He escuchado este disco con atención y tranquilidad. Me parece un disco instrumental muy agradecido para "todos los públicos" Hace unos días siguiendo las recomendaciones del maestro D. José Cantos. Lo adquirí a un buen precio, y en especial por el interés y recomendaciones del maestro. y he de agradecer infinitamente su recomendación pues es un buen disco.

8:40 p. m.  
Blogger Pepe said...

Evidentemente, hay gente que necesita algo 'más duro', con más movimiento o guitarreos, pero no se pueden negar otras cualidades que hacen de este disco un clásico. Me ha gustado tu frase: 'para todos los públicos'.

9:14 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Es curiosa la manera de como conocí este disco. El tema que abre el disco sonaba a todas horas es la tele, como fondo de una campaña para visitar Andalucía, o algo por el estilo. Me obsesioné por esa canción, asi que un dia, estando con los amigos en un bar, la pusieron, asi que corri hasta la barra para preguntar al camarero, el cual me enseño el CD. Al día siguiente me lo compré. Este año me he casado, y ese tema lo puse de música para la entrada de los novios hasta el altar.

1:24 p. m.  
Blogger Pepe said...

Bonita anécdota, amigo. En otro de los comentarios se menciona que la canción principal se usó defondo en un anuncio de la Expo de Sevilla, seguramente es esa la campaña que mencionas.
Lo de usarla para tu boda es sencillamente maravilloso. Felicidades!!

2:07 p. m.  
Anonymous Alberto said...

Llevaba, AÑOS intentando encontrar está pieza que escuchaba tanto de pequeño en un cassette que tenía mi padre, y por fin la descubrí, ha sido como un viaje en el tiempo :D, que alegría. Me ha gustado tu entrada pero tengo que comentarte una cosilla, donde dices "merced a una bella melodía de clarinete que destila una extrema sensibilidad, ha contribuido a vender miles de ejemplares en medio mundo.", he de decir que es un oboe el que toca la melodía principal de la pieza :), te lo digo como oboísta que soy, jejeje. Gracias por publicar este tipo de cosillas. Un saludo!!

8:02 p. m.  
Blogger Pepe said...

Está claro que soy yo el que tiene que darte las gracias a tí por sacarme de mi error. Para los que no dominamos el arte de los instrumentos de viento (ni ninguno realmente) es difícil a veces distinguir entre ellos, y el tema de oboe y clarinete me ha vuelto loco más de una vez, por ejemplo en algunas canciones de Bill Douglas (supongo que lo conoces, pero si no, he de recomendártelo también, así como al dúo Ira Stein & Russel Walder, por ejemplo).

Como buen perfeccionista, enseguida cambiaré la palabra 'clarinete' por 'oboe', gracias de nuevo.

11:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home