16.9.06

RAPHAEL:
"Music to disappear in"

En la amplia variedad de estilos que nos ofrece la música instrumental contemporánea, por unas razones o por otras existen determinadas canciones que nos 'llenan' especialmente. El que esto escribe encuentra una fascinación especial en la escucha de "Disappearing into you", que abre este disco de Raphael titulado "Music to disappear in", bonitos títulos que recogen una música profunda, encantadora y difícil de olvidar. Así pensaron también los que decidieron que el título de una famosa serie de discos de recopilación de Nuevas Músicas fuera "Música para desaparecer dentro", cuyo primer volumen comenzaba, no podía ser menos, con "Disappearing into you".
La música del Raphael estadounidense (no confundir con nuestro cantante patrio) pone los pelos de punta por su extrema sensibilidad, en un estilo inconfundible donde mantos de sintetizadores nos elevan a un estado de profunda emoción. Hijo de un pianista y una psíquica, Raphael (nacido en Tulsa -Oklahoma- en 1948) heredó esa lógica capacidad para emocionar con su música, en la que destacó desde pequeño; educado por monjes benedictinos, éstos le instruyeron en la música clásica y el canto gregoriano, y seguramente de ellos heredó la religiosidad que se respira en sus composiciones, si bien también mantuvo flirteos con el rock, country, teatro callejero y una especial dedicación a la música orientada a fines terapeúticos (Raphael defiende que ciertos tipos de música afectan a diversos aspectos de nuestro ser). Todas esas influencias convergen en sus discos, como en esta pequeña demostración de intenciones, "Music to disappear in", editado por Hearts of Space en 1989 con diseño de portada del mandamás de la compañía, Stephen Hill (es la que podéis contemplar aquí), y distribuido en España por Sonifolk en 1990 con un rediseño, algo más apagado, de esa portada. Este disco se abre con el inmortal "Disappearing into you", delicadísima composición con base de piano muy melódico arropada por otros teclados en un acabado perfecto que deja sin palabras, constituyendo un momento fundamental de las Nuevas Músicas. Al poco nos encontramos con dos versiones del "Requiem in paradisum" de Gabriel Fauré, la primera en un estilo vocal, más fiel al original, y la segunda más personal, en un delicado acabado como de caja de música. "Resurrection" es otro de los grandes momentos del álbum, se trata de una pieza de ocho minutos definida como 'música del otro lado', y no han sido pocas las personas que han comentado a Raphael su utilización como ayuda para enfermos en fase terminal; contado así suena muy tétrico, pero la canción es vibrante y llena de emoción, sea o no un intento de interpretación del famoso túnel oscuro con la luz al fondo. La ambientación orquestal y de teclado continúa en temas como "I say rock'n roll prayers to a dancing god" ("Le rezo plegarias de rock a un Dios bailarín", otro bonito título para una música neoclásica muy en la línea de lo que nos ofrece Ray Lynch en discos como "Nothing above my shoulders but the evening") o "Silence", combinados con momentos más terrenales -posiblemente frutos del ambiente que se respiraba en su residencia de la isla de Maui, en las Hawai-, como "Primitive silence" o una especie de danza india titulada "Serpent", percusiva pero también muy relajada, fruto de su contacto con los indios huicholes. En este álbum, dedicado al espíritu creador femenino, los teclados de Raphael están complementados por eficaces guitarras, flautas y percusiones.
Raphael y la New Age (una experiencia de amor total a Dios para él) están tan unidos que los que se equivocaron cuando actuó en España y esperaban encontrar al gran cantante de Linares huyeron escandalizados. Él define su música como a la vez muy apasionada y espiritual, y desde Hawai continúa sirviéndola en pequeñas dosis, como la segunda parte de este trabajo, "Music to disappear in II", "Angels of the deep" o "Intimacy", discos emocionantes y totalmente recomendables para el cuerpo y el alma.

Etiquetas: , , , ,

5 Comments:

Anonymous Jaime said...

Me he despistado durante varios, discos. Bueno Raphael, a mí nunca me volvió loco, pero sus delicadas, a veces hipnóticas melodías, sirvieron para definir e identificar un movimiento, en USA, y después en el resto. En España, además, sirvió, para dar nombre al sello de nuevas músicas "Lirycon: Música para desaparecer dentro", tan importante en aquella época.

1:11 a. m.  
Blogger Pepe said...

Sí, es un título muy onírico y va con el estilo de la new age, su utilización no fue nada arriesgada sino muy inteligente, y si no estuviera tan manido igual este blog se hubiera titulado así, "Música para desaparecer dentro".

7:24 a. m.  
Anonymous Fingal said...

y que ha sido de este músico...despues de "intimacy" (lo recomiendo,basicamente piano con colchones de sonido..pero precioso) nohe vuelto a saber nada más de el.
Creo que como bien dices era un tipo "peculiar".

12:57 a. m.  
Blogger Pepe said...

Creo recordar que editó muy seguidos "Angels in the deep" y "Intimacy", como bien dices preciosos y muy recomendables, pero de eso hace ya tiempo. A ver si da alguna sorpresa un día de éstos...

7:35 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Acabo de descubrir este blog, y quizá los últimos comentarios sobre Raphael se hayan escrito hace años.
En cualquier caso, no quiero dejar de mostrar mis impresiones sobre éste artista.
Decir que, para mi, Angels Of The Deep su tercer disco creo, es quizá el mejor trabajo new age de toda la historia por sus sobrecogedoras texturas, melodías y sonidos.
Actualmente Raphael reside junto a su esposa Kutira en Hawai donde regentan una especie de "Resort" retiro espiritual donde te puedes alojar, realizar cursos de crecimiento personal mediante diversas disciplinas de iniciación y tienen publicados (la parejita) varios discos pero en otra línea muy distinta, aunque nada esdeñable, pues son mas de tipo música tradicional hawaiana.
Saludos

1:29 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home