12.9.06

PATRICK BERNHARDT:
"Atlantis angelis"

El disco que nos ocupa en esta ocasión lo podéis encontrar con el mismo título pero de dos formas diferentes: la primera fue publicada en 1989 por el sello canadiense Imagine Records, y el trabajo estaba firmado por Patrick Bernhardt (es la portada que acompaña estas líneas); la segunda es una reedición posterior (seguramente será la que podéis encontrar en Europa) firmada por Patrick Bernard. El que hace unos años parecía un músico canadiense resulta ser un argelino (de padres franceses, nacido en 1952) que durante sus estudios en Francia se apasionó por el esoterismo y las ciencias ocultas, pero tras una profunda crisis llegó hasta el guía espiritual Bhaktivedanta Swami Prabhupada. Tras varios discos sin éxito y una segunda crisis, dedica su arte a la composición de mantras y a la música mística, lo que acerca a este artista al centro justo del movimiento New Age, y a ese tipo concreto de música. Aunque ahora se distribuya desde Francia, fue en Canadá donde Bernhardt se instaló durante un tiempo y compuso este "Atlantis angelis".
Música espiritual es lo que nos vamos a encontrar en este álbum, melodías llenas de paz que ayudan a liberar la mente y relajar el cuerpo. En realidad, si -como yo- no sois ni practicantes de yoga, ni seguidores de religiones hindúes, ni newageros extremos, sólamente hay que disfrutar de unas canciones muy inspiradas y que realmente pueden venir muy bien en momentos de relax o de concentración, pero que también pueden ser escuchadas por el mero placer de la música (es como con los cantos del lama Gyourmée, yo no voy a sentarme a rezar durante la escucha del CD, pero puede 'llenarme' de otra manera). En concreto la música de Bernhardt (recordad, actualmente Bernard) es muy apreciada por ese acercamiento de la sacralidad hindú a la cultura occidental, adaptando salmos cantados en sánscrito para sintetizadores y guitarra intentando conseguir la armonización del alma. Y hay que reconocer que en efecto determinadas canciones de este disco son auténticos cúmulos de paz, como la suite más conocida, "The song of the universal light" (más de treinta minutos divididos en cinco partes), que entre cánticos, sonidos naturales y sintetizadores puede llegar a relajarnos y olvidarnos de los problemas del día a día. También el tema homónimo, "Atlantis angelis", es altamente interesante y liberador, si bien a partir de ahí el trabajo pierde su frescura.
Como decía una crítica al respecto de este "Atlantis angelis", se trata de un disco que abre la puerta del viaje interior. Seas más o menos espiritual o místico, lo que está claro es que estamos ante un trabajo interesante tanto para la relajación como para la escucha de una música bonita y tranquila, a la cabeza de la (generalmente aburrida) New Age.

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

Blogger Off Mental (músicas sen fronteiras) said...

Como siempre desde este blog aportando mucha información. Me he tropezado hoy de nuevo con este cedé en mi discoteca, en su primera edición, que tiene momentos la verdad sublimes, de mucha inspiración. De lo mejor y más sincero de lo que llamó New Age, en estricto sentido. Además buscando por intenet, acabao de descubrir que hay una segunda parte de este Atlantis Angelis...

Un saludo

Pequeno Monstro

7:32 p. m.  
Blogger Pepe said...

Sí, Bernhardt, Bernard o como diablos se llame, es un músico prolífico que, por supuesto, se ha encargado de reeditar de diversas maneras su obra más conocida, así como elaborar una segunda parte y lo que haga falta.
Eso sí, lucraciones aparte (qué coño, yo también intentaría exprimir la naranja hasta la última gota, que las cosas están muy mal), hay que reconocer que "Atlantis angelis" es un disco muy interesante entre la new age de los 80-90. Aconsejable 100%.

12:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home