8.3.08

FRIEDEMANN:
"Aquamarine"

Harto de que se infravaloraran las posibilidades de su música, el guitarrista y compositor Friedemann Witecka optó por fundar su propio sello, Biber Records. Desgraciadamente no se trataba de una situación nueva en la música instrumental contemporánea de finales de los 70, un género en el que muchas compañías no se atrevían a adentrarse. Biber Records fue un pequeño éxito en europa gracias sobre todo a los discos de Friedemann, del saxofonista Büdi Siebert o del arpista Opperman, y la confirmación fue el lanzamiento en América de los dos mejores trabajos de Friedemann por parte de la todopoderosa Narada, que afortunadamente sí sabía explotar el mercado de las nuevas músicas. "Aquamarine" vió la luz en Narada Equinox en 1990 con portada distinta a la original, y su inmediata gira de conciertos dió origen incluso a un disco en directo, "Aquamarin orchester - In concert", publicado en Biber Records.
Nacido en 1951 en Friburgo (Alemania), fue la guitarra la que -tras sus estudios de chelo y flauta de pequeño- dictó el camino que le llevó en 1987 hasta su primer éxito, "Indian summer" (cuya distribución en Estados Unidos supuso la segunda referencia de Narada Equinox tras "Natural states", de David Lanz y Paul Speer). Tres años después repitió aclamación con "Aquamarine", pero es conveniente destacar que el triunfo de la música de Friedemann se basa en la composición, en el conjunto. No estamos ante el típico disco de guitarra donde la melodía es necesariamente dictada por el virtuosismo de su autor, sino que se ayuda de la misma en un ambiente orquestal. Rodeado de teclados y unas excelentes percusiones, son los instrumentos de viento los que le otorgan una extraña tonalidad al conjunto, un aire antiguo que contrasta con la moderna instrumentación que lo cubre todo como una sábana liviana. El título referencia a la aguamarina, una gema azul verdosa muy apreciada en joyería (en realidad es un berilo de color azul); Friedemann heredó una de ellas, grande y bellísima, de su madre, y inspiró íntegramente la consecución del trabajo, sobre todo el maravilloso tema que lleva el nombre de la propia gema y del disco, "Aquamarine"; Friedemann destaca que el oboe consigue expresar dos de las mayores cualidades de la aguamarina, la dureza y la translucidez, la guitarra es el brillo y el conjunto es la belleza. Seguramente es a su madre a quien homenajea en el tema que abre el álbum de forma casi perfecta, "My blue star", y otras influencias contemporáneas (Erik Satie en "L'eau de mer") o étnicas (china en "Bao Lan" -el nombre chino de la gema-, brasileña en "Marambaya morning" -inspirada en la música de Antonio Carlos Jobim, su título menciona Marambaya, el sitio de Brasil donde se ha encontrado la mayor aguamarina-, griega en "Heliodor" -el nombre con que también se conoce al berilo-) se dan cita en una obra bastante completa, cuyos máximos exponentes de calidad, además de los dos primeros temas, son a mi entender la preciosa "Five sounding crystals", donde se aprecia enormemente el carisma de los instrumentos de viento (flautas, oboe, clarinete) en toda su intensidad, el delicado vals "In the court of the mermaid" (según la leyenda, la aguamarina proviene del tesoro de una sirena), y otra influencia griega, la canción tradicional "The man from Caesaria", que cierra de manera estupenda este interesante trabajo.
La aguamarina se conocía antiguamente como 'la piedra del marinero', ya que éstos la utilizaban como talismán. Friedemann no es marinero, pero este álbum fue, junto a "Indian summer", un talismán en su carrera. "Aquamarine" tiene garra y una gran variedad tímbrica, llegando a alcanzar momentos de hipnótico clímax. Aunque haya tres o cuatro temas destacados, nos encontramos con una obra para escuchar completa y dejarse llevar por su emoción y su dulzura, ya que está tocada por la magia de esa bellísima gema de nombre aguamarina.

Etiquetas: , , ,

9 Comments:

Anonymous valiado said...

Este Blog (fantástico por cierto), me recuerda mi ignorancia respecto a este tipo de músicas...

12:32 a. m.  
Blogger Pepe said...

Nunca es tarde para empezar, Valiado. Yo también soy un ignorante respecto al blues, al jazz, al heavy... hablo de lo que me gusta, y lo recomiendo, por supuesto.

Por cierto, he oído por ahí que se da vía libre a la nueva peli de Supermán, enhorabuena!!

6:02 p. m.  
Anonymous valiado said...

Intentare ir oyendo estso discos ; )

Siiiii! Y con Singer!!!!Estoy que no quepo en mi de felicidad ; )

Espero que Man of Steel, la podais ver en mi casa, con unas palomitas...jaja... (hay que ver con lo poco que se contenta uno)

Cuidate

4:12 p. m.  
Anonymous Warren Keffer said...

Me gusta muchísimo este disco, es de mis favoritos de Narada. Llevo un tiempo queriendo comentarlo, pero entre una cosa y otra estoy con un ritmo de actualizaciones mínimo.

10:09 p. m.  
Blogger Pepe said...

Yo a la mínima que puedo me adelanto material porque lo mismo luego durante varias semanas estás liadísimo o sin inspiración ;)

"Aquamarine" fue un acierto de Narada, que fue rescatando cosillas de otras compañías con mucho tacto (ejemplo clarísimo "Lezao de Tomás San Miguel).

11:35 p. m.  
Blogger nois de lean said...

exelente blog!!!!

5:51 p. m.  
Anonymous Thelonius said...

Muy bueno tu blog, estoy buscando indian summer de friedemann y es algo dificil de encontrarlo.
Veo que eres seguidor del sello Narada, te recomiendo a Nando Lauria quien sacó dos albumes: Points of View y Novo Brasil y tambien el guitarrista aleman Ralf Illenberger y su album Soleil.

Que bueno encontrarse con gente que comparte el gusto por la buena música. Saludos!!

11:36 p. m.  
Blogger Pepe said...

Thelonious, si sigues teniendo problemas con "Indian summer" mandame un e-mail y hablamos.

10:07 p. m.  
Blogger Thelonius said...

Ya conseguí Indian Summerm, gracias por tu atención Pepe. Ahora estoy buscando el album "Best of 1987 - 2001 de Ralf Illenberger" o el album Sedona del mismo autor.

Si sabes donde lo puedo conseguir, prometo que haré un busto en mi ciudad jejeje

Gracias!

11:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home