28.10.06

LOREENA McKENNITT:
"Elemental"


Es posiblemente la voz celta femenina moderna más conocida por el gran público después de la de Enya, y es así a pesar de que Loreena McKennitt no es ni irlandesa, ni escocesa, ni inglesa, sino que se trata de una canadiense nacida en 1957, que en los años 70 se enamoró de tal modo de la cultura celta que viajó, investigó y se empapó de ese mundo hasta casi formar parte de él (en cierto modo se notaba aquí su herencia genética, ya que su familia emigró a Canadá desde Irlanda en 1830). El bretón Alan Stivell fue su primera gran influencia, y en 1983, durante una accidentada estancia en Londres, compró su primer arpa en una tienda de segunda mano por 250 libras esterlinas. Trabajadora incansable y emprendedora, Loreena -que tocó durante años en las calles y en clubes de folk canadienses- fundó su propio sello discográfico, Quinlan Road (que es el nombre de una carretera de Stratford, Canadá), a través del cual dió a conocer al mundo su música, distribuída en España por Universal Music. Su primer disco y primera referencia de su sello se titulaba "Elemental", y fue publicado en 1985.

Como su propio nombre indica, nos encontramos ante un trabajo 'elemental', unas canciones que son como vestigios de otra época de la McKennitt, donde se imponía una maravillosa sencillez. Su estilo, en la forma y en las influencias, iría cambiando paulatinamente, quedando en "Elemental" un aire virginal. La propia artista nos lo cuenta así en su web: "En 1985 creé esta mi primera grabación, realizada en un estudio ubicado en un granero en el sur de Ontario. Recuerdo cómo pasé una semana magnífica en el mes de julio, levantándome cada mañana en la granja, caminando hacia el granero y grabando las canciones mientras miraba fijamente hacia los campos de girasoles". Ante todo, se trata de un disco basado en la voz de Loreena, una capacidad vocal desgarradora, firme, noble, con un cierto poso de su investigación en la tradición celta, y se deja notar desde la primera de las canciones, la genial y directa "Blacksmith", con soberbia entrada de acordeón, que como casi todas las composiciones es un arreglo de un tema tradicional. Sólo dos de los cortes se apartan de esta norma, el último de ellos, "Lullaby", una bonita canción de cuna basada en un texto del poeta inglés William Blake (con la espectacular recitación de Douglas Campbell), y un delicioso cuento de título "Stolen child", que como la anterior cuenta con música de la arpìsta de Manitoba, pero en esta ocasión el texto es del Nobel de Literatura irlandés William Butler Yeats. El arpa brilla en "Stolen child", y junto al chelo y la maravillosa declamación, conforman una canción excepcional, gratamente recordada décadas después. Que el resto de los cortes sean tradicionales no resta mérito al trabajo, menos aún si hemos seguido la trayectoria posterior de Loreena McKennitt. Así, de la casi a cappella "She moved through the fair" (reconocidísima melodía del folclore irlandés que ha gozado de numerosas adaptaciones por parte de importantes músicos) se pasa al hermoso y puro instrumental "The lark in the clear air", antes de llegar a otra de esas canciones que tienen algo especial, "Carrighfergus", poesía musical cantada a dúo por Loreena McKennitt y el actor y músico inglés Credic Smith, que aporta además la guitarra, como lo hace también en el siguiente corte, "Kellswater". "Banks of claudy" y la bucólica "Come by the hills" son otras bonitas melodías irlandesas -que también han conocido muchas otras versiones- incluidas en un disco que se podría calificar como precioso. En la instrumentación, escasa pero adecuada, destacan las cualidades de Loreena como arpista (de hecho podemos contemplar ese arpa en la portada del disco), si bien se encarga también, en su cualidad de multiinstrumentista artesanal, del acordeón, guitarra y teclados, con algunas pequeñas colaboraciones, además de la de Credic Smith, al bajo (George Greer) y violonchelo (Pat Mullin).

No es "Elemental" de sus álbumes más vendidos -fue a partir de "The visit", pocos años después, cuando el estilo McKennitt se adecuó más a los gustos comerciales actuales y encontró su hueco en la industria-, pero sí que se trata, junto con sus discos de adaptaciones de canciones navideñas, de su trabajo menos artificial, sin que este término sea en absoluto peyorativo. Aunque su periplo le llevó a globalizar y enriquecer su música, que enseguida tornaría en casi exclusivamente de composición propia, Loreena retornó en cierto modo a esa esencia tradicional en su obra de 2010 "The wind that shakes the barley" (que incluía otros grandes clásicos del acervo irlandés como "Brian Boru's march" y gratas adaptaciones como la de "On a bright may morning"), aunque sin alcanzar totalmente el nivel de pureza y excelencia de "Elemental". Esta pelirroja que de pequeña quería ser veterinaria, y que aparte de gran artista es excepcional persona (como demuestra su contribución a causas humanitarias), sigue investigando en las músicas del mundo y nos ofrece un grandioso mestizaje cultural en sus discos, productos muy rentables para su compañía de discos, en los que ventas y calidad van de la mano, un ejemplo de música tan bella y atrayente que goza, en todo caso, de popularidad y admiración entre casi cualquier tipo de público. Además de lo completo y elegante de sus obras más populares, es conveniente no dejar de escuchar sus primeros trabajos, todas ellos eficazmente remasterizados, comenzando con este "Elemental".





10 comentarios:

jaimixx@hotmail.com dijo...

Quizá sea conocida por menos gente que Enya, pero a mi parecer tiene una mayor calidad. No me refiero a que sea más clásica, sino que es capaz de mezclar sabiamente la modernidad con lo tradicional consiguiendo aún sorprender (algo que Enya hace bastante tiempo que no hace).

Warren Keffer dijo...

Enya tuvo su momento, pero fue breve. Discos bonitos, producción sublime... Pero Loreena está a otro nivel. Prácticamente está a otro nivel comparada con casi toda la música del mundo :P :P
No es una de mis artistas favoritas, de hecho algunos de sus discos me aburren, pero su calidad es innegable. Es, sencillamente, alucinante.
El que más me gusta es The Book of Secrets, que por cierto es de mi hermano y está firmado y dedicado por ella xDDD

Pepe dijo...

Veo que os gusta más que Enya, aunque en realidad no deberíamos compararlas, Loreena ha evolucionado y se ha fusionado más mientras que Enya se ha agarrado a un estilo que sigue siendo sensacional pero que, como decía jaimixx, ya no sorprende. Tenéis razón, su música puede ser alucinante, y verla en directo también, aunque hace yo sól ohe estado en su primera gira por nuestro país, y de eso hace mucho, con lo que... a ver si hay suerte y vuelve (conciertos en la Alhambra aparte).

Warren Keffer dijo...

Hola hola.

En Amazon podéis escuchar extractos del nuevo de Loreena:

http://www.amazon.com/Ancient-Muse-Loreena-McKennitt/dp/B000J3EEBY/ref=pd_bxgy_m_text_b/102-9946753-3055300

Se mantiene en la línea de los últimos, con instrumentaciones más complejas que los primeros trabajos.

Cubano dijo...

Corrección a Warren: el disco que tengo firmado es The Mask and Mirror. Me lo firmó en la Virgin de Sevilla en el 93, el día antes del concierto que dio en el Lope de Vega. Y cuando recuerdo a Hugh Marsh improvisando al violín o el segundo bis de Loreena McKennitt (Annachie Gordon, sólo ella y el arpa) se me caen las lágrimas. Con ella me inicié en las nuevas músicas.

Warren Keffer dijo...

Ja, pues entonces el que más me gusta es The Mask and Mirror xDDD

Anónimo dijo...

Aquiles Loreena con su estilo casi sinfonico me atrapo para mi es como un amusa de la inspiracion al escichar los acordes de su musica me comunico espirutulamnete con un yo interior que me permite crear e inventar.
Es fuente de inspiracion para mi es muy importante

Jaime dijo...

Un ejemplo de como con la sencillez y ausencia de adornos se puede llegar muy muy lejos. Algo cierto es que ha sabido moverse, explorar y evolucionar. La versión de "She moved through the fair" es mucho mejor que la adormilada versión de Oldfield en Voyager.

A destacar el DVD No Journey's End que se adjunta en las ediciones remasterizadas, que pertenece a la época de "The mask and the mirror"

Pepe dijo...

Efectivamente, la música de Loreena puede ser una fuente de inspiración importante, una 'musa', como para nuestro amigo de hace dos comentarios. Tiene una gran energía vital.

En cuanto a las versiones de "She moved through the fair", a mí también me gusta más la de Loreena, es de una simpleza auténticamente maravillosa.

Gelbros J3 dijo...

Esta mujer es un genio, de verdad.