21.7.07

STEPHEN CAUDEL:
"Wine dark sea"

Tras esa bucólica portada, acechada por un cielo rojizo que no presagiaba nada bueno para el conjunto de factores que hicieron posible el disco, nos encontramos con un trabajo de culto, uno de esos álbumes que lamentablemente están descatalogados, imposibles de conseguir de forma original salvo por la casualidad de la 'segunda mano'. El paisaje de cielo infernal -aún así precioso- es el que le tocó en suerte a Stephen Caudel en una primera serie de diez discos pertenecientes a la serie Landscape (eso mismo, 'paisaje') de la compañía inglesa Coda Records, creada por Nick Austin como respuesta europea a las grandes firmas americanas de la New Age, encabezadas por Windham Hill. Por causas dificilmente evaluables, y a pesar de la indiscutible calidad de algunas de las referencias, entre las que podíamos encontrar nombres ilustres como los de Rick Wakeman o Tom Newman, y otros prometedores como John Themis, Dashiell Rae o Claire Hamill, CODA Records dejó de editar discos en un corto margen de tiempo y Nick Austin centró sus esfuerzos en la televisión por cable, con un canal llamado landscapetv en el que sigue ofreciendo alternativas musicales (clásica, new age, jazz...) pero con acompañamiento visual. Lejos de cualquier reproche, y aunque todo quedara en un intento, hay que agradecer a Austin que pudieran llegar hasta nosotros discos como "Wine dark sea".
Stephen Caudel, un inglés enamorado desde pequeño del rock sinfónico de bandas legendarias como ELP, Yes o Génesis, se preparó a conciencia con estudios musicales avanzados en Leeds para poder emular a sus ídolos, pero a pesar de su interesante comienzo con este disco, su nombre a partir de ahí ha trascendido de manera escasa, pudiendo encontrar muy pocas referencias más en su discografía (otra de ellas, "Bow of Burning Gold", también en CODA Records). Sin embargo "Wine dark sea" tuvo una cierta relevancia en el momento de su publicación -1986-, ya que fue difundido de manera grandilocuente como la nueva panacea del rock sinfónico en su vertiente multiinstrumentista y orquestal. En definitiva, teniendo en cuenta que unas esplendorosas guitarras conducen el conjunto con mano sabia, se nos estaba vendiendo un nuevo "Tubular bells", y aunque nada tenga que ver este buen disco con la magna obra de Mike Oldfield, bien es cierto que el ardid era consecuente no sólo con ese carácter de clasicismo rock sino además con la colaboración de Tom Newman como ingeniero de sonido, amén de la construcción del disco en dos partes de más de veinte minutos cada una.
"Wine dark sea" fue estrenado en Londres, en el London's Victoria Palace, con la Wren Orchestra conducida por Louis Clark (ex de ELO y creador de la fórmula superventas "Hooked on classics"). Esta premiere fue grabada por Capital Radio y difundida dos veces en su 'Friday Night Rock Show', presentado por Alan Freeman. Pero aparte de comparaciones y pomposos estrenos, ¿qué nos ofrecía el disco? Basado en la 'Odisea' de Homero cuenta, en palabras del propio Caudel, la historia de los esfuerzos del hombre para descubrir su propio destino. Unas pocas melodías de calidad sabiamente alternadas y convenientemente aderezadas son la base de las dos largas composiciones de que consta el trabajo, y son las guitarras los instrumentos que acaparan casi todo el protagonismo del mismo, alternando estados alterados con otros más calmados, en una segura metáfora de la condición humana. Con momentos ciertamente espectaculares (y otros, por qué no decirlo, posiblemente prescindibles), "Wine dark sea" me parece un disco bastante incomprendido y de un olvido injusto. Quizás no goce de una producción sobresaliente (a pesar de Tom Newman me parece a mí que fue acabado con algunas prisas), puede que los empalmes entre melodías estén forzados en varias ocasiones (Caudel debería haber pensado en dividir la obra en cuatro o cinco temas) pero es un producto atractivo, que no ha pasado de moda, con guitarreos interesantes y digno, por su calidad, de una reedición.
Lamentablemente, y aunque el libreto del CD ofrezca un interesante catálogo de las diez primeras referencias del sello (es muy difícil encontrar información sobre la siguiente remesa), con un comentario de cada una además de la fotografía del artista en cuestión, la información de que carece totalmente es el siempre interesante listado de los instrumentos utilizados, músicos que intervienen en el mismo y demás detalles de la grabación, encontrándonos, eso sí, con una página de presentación de Nick Austin hablando de la historia de la New Age y las excelencias de la serie Landscape. "Wine dark sea" no es "Tubular bells" y Stephen Caudel no ha vuelto a demostrar una valía que se le presuponía en los 80 (probablemente, tras el cierre de Coda, no tuviera mayores oportunidades en este difícil mundillo), pero al menos nos queda ahí esta odisea homérica, aunque sea tan difícil de encontrar como fácil de escuchar.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

Anonymous Jaime said...

Telemadrid, en sus comienzos, cuando era una cadena no comercial, tiraba mucho de este sello en sus series de video música e imágenes, naturaleza, nueva era, con Tom Newman, Tim Cross (Mike Oldfield group), etc cuando era una cadena no comercial, a finales de los 80, y a primeros de los 90.

5:24 p. m.  
Blogger Pepe said...

Por lo tanto, Jaime, esa idea de la que hablas en Telemadrid se acercaba mucho a la de Landscapetv, del amigo Austin.

Cambiando de tema he de mencionar que un amigo del blog, de nombre Alvaro, se ha puesto en contacto conmigo para ampliar la información sobre Caudel y la serie Landscape de Coda, de la que yo creía que sólo había 10 referencias. Él posee el CD "Bow of burning gold" de Caudel, el número 17 de la colección, información que acabo de corregir debidamente en el comentario de "Wine dark sea". He podido rastrear hasta una referencia 18, pero no puedo ir más allá por ahora. Mil gracias, Álvaro.

4:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Muchas gracias por tu interesante exposición acerca de este maravilloso disco, 'Wine Dark Sea'. He aprendido muchas cosas sobre un disco que marcó etapas de mi vida. Soy un fanático de Mike Oldfield y me parece este disco suficientemente distinto en estilo como para darle a Stephen Caudel una medalla de originalidad. Una pena lo que pasó con Coda, pero de alguna forma su filosofía de "perdedores" ya venía reflejada en una frase que incluían en la portada de todos sus discos. Nos ha quedado lo importante: la música. No sé si conoces 'Heartbeat' de Michael Chapman. Mucho más rock, pero casi tan maravilloso como esta obra, y también una metáfora del transcurso de la vida. Encantado, y gracias por todo.

Javi.

2:28 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Una corrección (autocorrección)y una aclaración: no era la portada, sino la contraportada de los discos. Segundo, 'Heartbeat' de Michael Chapman es (era) también del sello de Coda.

Javi.

2:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home