26.7.07

OTTMAR LIEBERT:
"Nouveau flamenco"


Con el triunfo de los Gipsy Kings en EEUU a finales de los 80 nació el fenómeno de la gipsy guitar, más tarde renombrado por la terrible mercadotecnia como 'nuevo flamenco'. Uno de sus máximos representantes (no en vano ese es el título de su primer trabajo, que sirvió para nominar el estilo) es un alemán residente en los Estados Unidos desde 1979, de edad indeterminable y sonrisa encriptada. Su nombre, Ottmar Liebert. Su cruz, ser odiado o al menos ninguneado por los puristas del flamenco (como por su admirado Paco de Lucía) por el apelativo que acompaña a su música. Pero Ottmar, como artista que es, merece un respeto más allá de esa denominación, la música es un mundo en constante evolución y el flamenco también ha conocido y conocerá fusiones, evoluciones e incluso involuciones. Considerado de una forma o de otra, este 'nuevo flamenco' existe, goza de una cierta fama en norteamérica (Liebert copaba sin problemas los primeros puestos de las listas de ventas en Estados Unidos, y su estela la han seguido muchos otros como Jesse Cook, Lara & Reyes, Miguel de la Bastide o el español José Luis Encinas) y ha de ser tenido en cuenta, incluso puede ser admirado en su rítmica y atractiva mezcolanza de flamenco, pop, jazz y músicas del mundo.

Precisamente un ciudadano del mundo es Ottmar Liebert, un alemán nacido en Colonia en 1959, de padre de ascendencia china y madre húngara, que se trasladó a Estados Unidos (a Boston, concretamente) buscando el éxito y que reside desde 1986 en esa ciudad cóctel de culturas (ubicada en Nuevo México, al sur de los Estados Unidos) que es Santa Fe. Su mezcla genética se notaba en su físico y en sus inquietudes ya desde adolescente, cuando viajó por Europa y Asia absorbiendo conceptos y tradiciones. Aunque la guitarra era su instrumento primordial, esa facilidad de asimilación le hizo grabar "Nouveau flamenco" cuando solamente llevaba un año estudiando este difícil estilo, si bien la historia fue algo más compleja: Liebert, que interpretaba su música en bares y restaurantes, entró en contacto con un artista local llamado Frank Howell, un indio que regentaba varias galerías de arte. Con la música de Liebert y los dibujos de Howell, se editaron 1000 copias del álbum "Marita: Shadows and storms", que se vendieron en las galerías de este último y en el mercado indio que se celebra cada agosto en Santa Fe. En un acuerdo con un apretón de manos, Howell le pagaba el estudio y le entregaba el master. De manera parecida a cómo los amigos de Will Ackerman le instaban a que grabase sus composiciones, Ottmar también encontró una cierta insistencia entre la gente que le escuchaba mientras cenaba o tomaba copas en Santa Fe, así que "Marita" fue la respuesta del guitarrista. La casualidad hizo que una emisora de radio californiana emitiera varios cortes del álbum, que llegaron a oídos de la discográfica Higher Octave Music, que con mucho ojo decidió regrabar las canciones y publicar el álbum, si bien con algunos cambios de aspecto: en especial el título, que se ha convertido en una referencia, pero también el orden de los temas -con la eliminación de algunos de ellos- y la mayoría de sus títulos (algunos eran originalmente en español, como "Las cartas perdidas" o "Adios a la noche"). Este cambio daba prioridad a unos ritmos más fáciles de escuchar en los 5 primeros cortes (de entrada ritmo y alegría con los rumberos compases del emblemático "Barcelona nights", otro tema pegadizo dedicado a Berlín -aunque se asome claramente a la bossa nova-, "Heart still / Beating", el claramente fronterizo "3 women walking", un muy movido "2 the night" y el más calmado y sensual "Passing storm"), para de golpe atacar con los dos grandes temas del trabajo de forma continuada, o al menos los más conocidos, radiados e incluídos en recopilaciones, el delicioso y genial "Santa Fe" y "Surrender 2 love" -rotundo corte de inicio de "Marita"- con su comienzo reflexivo y combinación de ritmos y sabores de manera aterciopelada y glamourosa. Le sigue un intento de acercamiento a lo flamenco (en especial en "Road 2 her/Home" -bulerías- y "Flowers of romance"), para concluir de manera reflexiva. "Nouveau flamenco" ha tenido unas ventas espectaculares en casi todo el mundo, alcanzando por ejemplo los dos discos de platino en los Estados Unidos (allí cada platino equivale a un millón de unidades vendidas). De hecho, en el listado de discos latinos más vendidos en Estados Unidos, "Nouveau flamenco" ocupa un puesto privilegiado, en concreto el séptimo, por detrás de trabajos superventas de Selena, Linda Ronstadt, Julio Iglesias o Gloria Estefan, y por delante de todos los demás (Maná, Shakira, Alejandro Fernández, Enrique Iglesias, Ricky Martin, Luis Miguel...). No en vano se define como el álbum de guitarra más vendido de todos los tiempos. A partir de ahí todo fue rodado para este artista, cuya música ha ido evolucionando en la producción y la composición, aportando influencias de todo tipo, incluso clásicas. Desde luego que Liebert no tiene nada que ver con la calidad de Paco de Lucía o Vicente Amigo, pero esa es la diferencia entre el flamenco y el 'nuevo flamenco', este último es de más fácil asimilación, con un componente latino, melódico y popero que lo hace atractivo, bailable y tremendamente rítmico: "Para mí, nouveau flamenco es al flamenco lo que la bossa nova es a la samba. Nouveau flamenco y bossa nova tienen sus raíces en las melodías, mientras que el flamenco y samba las tienen principalmente en el ritmo". William Aura fue el principal impulsor de este proyecto en el que, además de la guitarra flamenca construida para Liebert por Lorenzo Pimentel, se puede saborear una buena percusión de Jeff Sussmann, así como el bajo de Jon Gagan y los teclados de Stefan Liebert, todos ellos miembros del cambiante grupo que a partir de aquí acompañará al guitarrista bajo el nombre de 'Luna Negra'. Definido en el libreto como un nuevo sonido, poesía acústica con elegancia y pasión, de lo que no cabe duda es de la capacidad de enganche que posee. Diez años después de su publicación, y cuando el artista ya había cambiado de compañía, pasando a publicar con Epic Records, salió a la luz "Nouveau flamenco 1990-2000 (Special tenth anniversary edition)", una afortunada remasterización, con un diseño más elegante, en la que el ingeniero Gary Lyons remezcló, sin añadir nada nuevo, la cinta original; se optó además por otra vuelta al pasado al respetar el orden de las canciones existente en "Marita" (aunque con los títulos nuevos), y la inclusión de cuatro que habían sido eliminadas en un principio ("Surrender II", "La memoria", "Sudden shadows" y un gran tema aflamencado de título "Lonely hours") y de dos cortes nuevos, "Morning sky" y "Under blue moon", provenientes de una casete de 1989, no publicada oficialmente, de título "Got 2 Go (When love calls)".

"Barcelona nights" fue la canción elegida como single, con "Passing storm" en la cara B. Idéntica disposición nos encontrábamos en el CDsingle, con "Santa Fe" en el CDmaxi. En ambos se destacaba: "Hay un nuevo sonido espiritual que emana de Santa Fe. Su magia mezcla el corazón y el alma de la guitarra gitana española con un estilo contemporáneo. Es el nouveau flamenco... un sonido creado por Ottmar Liebert". ¿Se aprovechó Liebert de un nombre, de una etiqueta y de la posible ignorancia por parte del gran público del verdadero estilo? Es cierto que adulteraba esa raíz de la que pretende partir, pero ofrecía (y sigue ofreciendo) una música fresca en la que su único delito es la denominación, sin nada más que objetar. El mismo Paco de Lucía, al que referenciaba en este disco, habló escuetamente del tema de esta manera: "Es un niño muy guapo, que hace unas melodías muy simples y sin ningún ritmo. No vale nada y así lo he dicho en Estados Unidos y a él personalmente que me perdonara. No suelo hablar mal de nadie ni quiero hacerle daño, pero estoy luchando por mi música y por mi gente, y aquí hay muchos chavales que pasan su vida metidos en un cuarto estudiando, casi pasando hambre, y que tocan cien mil veces mejor". Posiblemente hay que decirle a esos chavales que luchen por esa pasión como lo hizo Ottmar Liebert, que supo ganarse un nombre y una fama tocando la guitarra.





Etiquetas: , , ,

11 Comments:

Anonymous Jaime said...

Por cierto, de la esas ediciones de Schiller, en Berlín, me imagino que nada, pues no he vuelto a tener noticias tuyas

12:55 a. m.  
Blogger Pepe said...

Supongo que la conexión de Schiller con Ottmar Liebert es que ambos son alemanes, ¿no?

Tus peticiones son algo difíciles, con un poco más de tiempo quizás lo hubiera conseguido, pero Berlín es tan inmenso... Una ciudad que aconsejo a todos los lectores, majestuosa y ante todo sorprendente.

4:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hombre, lo que molesta es que a cualquier música se le pueda poner el calificativo de "flamenco" sin que lo sea. Llámese ketama, liebert o lo que se quiera. He escuchado unas supuestas bulerías que cualquiera que lleve 2 meses tocando flamenco podría superar. Tal vez al público yankee le encante, pero x mil discos no pueden categorizar un tipo de música.

4:44 p. m.  
Blogger Pepe said...

Tienes razón, está claro que ese calificativo sobra y que conlleva mucho interesadillo, pero ya sabemos que hay que vender discos, y desgraciadamente esas triquiñuelas están a la orden del día.
Hay que tener mucho ojo para que no te vendan gato por liebre, lo peor es el desconocimiento de la gente (yo me incluyo, pues no entiendo nada de flamenco, así que imagínate la mayor parte de los estadounidenses, que no saben ni dónde está España).

6:07 p. m.  
Blogger Ruben said...

Vaya, pues independientemente de la denominacion que se le pueda dar a la musica de Liebert, la que al bautizarle como nuevo flamenco se entiende como una estrategia sin duda publicitaria, lo que si es vergonzosamente patetica es la actitud por demas de ardor y envidia del gran señor De Lucia quien lanza esas palabras de desprecio hacia el guitarrista.

5:19 a. m.  
Blogger CLARA said...

mi pregunta es ottmar lievert es integrante del grupo gipsy kings?

4:09 p. m.  
Blogger Pepe said...

Me temo que no, Clara, Liebert va por libre y no tiene nada que ver con los Gipsy Kings, de hecho su estilo es distinto.

Rubén, aunque entiendo que Paco de Lucía esté indignado con esa denominación, coincido contigo en que esas declaraciones fueron totalmente desafortunadas. Sinceramente, no sé si con el tiempo habrán coincidido o pueda haber tenido lugar un cambio de opinión.

4:15 p. m.  
Anonymous Santa Fe Nights said...

Me parece interesante contar algo aca, muchos no sabran la historia, pero ese cajon que se usa en el flamenco que hoy es dificil no asociar al genero, fue un descubrimiento de Paco de Lucia en una fiesta en la embajada de Espana en Peru por alla en los 70. El embajador espanol en Peru le mostro ese cajon y Paco se lo llevo a su musica. A mi me gusta mucho Liebert, de hecho le dedica varios discos a Paco. Que cosas tiene la musica, no?

12:14 a. m.  
Blogger Pepe said...

Desconocía ese dato, amigo, gracias por compartirlo con nosotros.

5:56 p. m.  
Anonymous Barcelona Nights said...

Aqui te dejo la historia, Pepe,

http://www.rpp.com.pe/2014-02-26-paco-de-lucia-y-el-cajon-peruano-es-el-mejor-complemento-del-flamenco-noticia_672645.html

Un fuerte abrazo para ti.

7:51 a. m.  
Anonymous Santa Fe Nights said...

Aqui puede ver al maestro explicandolo, Pepe:

http://www.youtube.com/watch?v=hbd_dxg8H50#t=25

Un fuerte abrazo,

7:54 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home