24.11.08

MICHAEL NYMAN:
"Drowning by numbers"

Michael Nyman conoció a Peter Greenaway cuando el primero estudiaba en la Royal Academy of Music, y el director trabajaba en el British Film Institute. En la casa de este se había habilitado una pequeña sala de cine en el trastero, donde quedaban con amigos a ver películas de Godard, Kurosawa y otros maestros del cine clásico, y ahí comenzó a forjarse una amistad y una intensa colaboración artística de pleno disfrute. Sus proyectos eran entonces meras ilusiones, pero sería muy poco después cuando su relación pasaría de la amistad a la profesionalidad, desde que Nyman compusiera la música de los primeros experimentos de Greenaway, y de ahí a su primer film importante, "The draughtsman's contract" en 1982; después de "A zed & two noughts" llegó, en 1988, "Drowning by numbers" ('Ahogamiento por números', que en España contó con la desafortunada traducción de 'Conspiración de mujeres'), una partitura editada por Virgin Records ese mismo año 1988 (a través de su filial Venture) que, si bien ofrece una carga más dramática que la de 'El contrato del dibujante', sigue reflejando esa dependencia inversa a lo normal en la relación entre cine y música, es decir, la música se convierte en parte importante de la estructura de la película hasta el punto de condicionar ciertas escenas. En algún modo a veces es el director el que tiene que cambiar la película para ajustarla a la música y no al revés: "Yo diría que sus películas están de algún modo subordinadas a mi música, aunque suena soberbio y es cierto que él tiene la película completa dentro de su cabeza antes de empezar el rodaje".
 
Como nos cuenta en el libreto del álbum, fue Greenaway quien primero llamó la atención de Nyman hacia una breve melodía de Mozart en su "Sinfonia concertante": "Regrabé la pieza de Mozart porque no podíamos permitirnos adquirir los derechos de la grabación que habíamos utilizado. Recrear los cambios de tempo fue el reto más difícil al que me haya enfrentado jamás". Como lo fuera Purcell en "The draughtsman's contract", Mozart iba a ser en "Drowning by numbers" la inspiración e hilo conductor de una extraña historia en las que tres mujeres asesinan a sus maridos ahogándolos, en el clima obsesivo, geométrico y experimental tan típico del cineasta galés. En un comienzo tambaleante ("Trysting fields"), una calmada conversación entre violines desemboca en un grandísimo tema a ritmo de vals, "Sheep and tides", retomado para el octavo corte, "Bees in trees". Peter Greenaway tiene que adaptar las escenas para mecerlas por la estupenda "Drowning by number 3", enredarlas con "Great death game", crear tensión con "Crematorium conspiracy", emoción con "Fish beach" o extrañeza con "Wedding tango", sobre la base de unos violentos metales. "Wheelbarrow walk" y "Knowing the ropes" son dos de los cortes más destacados del álbum, al recuperar sabiamente el estilo repetitivo de "The draughtsman's contract", aunque todo este trabajo se diferencia de aquel en que es menos rítmico en general, y en la duración más corta de las canciones y por tanto abundancia de éstas, ciñéndose un poco más a la idea estricta de banda sonora. Precisamente estos dos temas que acabo de destacar fueron los elegidos, junto a "Fish beach", para ser incluídos en la recopilación que, bajo el título de "The essential of Michael Nyman band", presentaba diversas regrabaciones -para el sello Argo, no para Virgin- de estas bandas sonoras; las dos nuevas versiones de "Wheelbarrow walk" y "Knowing the ropes" son todo un descubrimiento por el acertadísimo cambio de tempo de la primera y el alargamiento y también mayor movimiento de la bonita y repetitiva melodía de la segunda. Hay que intentar no hablar de minimalismo, puesto que el mismo Nyman que acuñó el término cuando era crítico musical, reniega de él para calificar a su música, repetitiva pero no minimalista: "Llegó un momento en que la palabra minimalismo dejó de tener sentido, puede haber una relación entre las músicas así definidas y ese origen de la palabra, pero ya no hay esa sencillez del pensamiento único, la música ha ido más allá del concepto"; y aún dice más al respecto: "El término se ha utilizado, reutilizado, sobreutilizado, abusado, manoseado... vamos, que actualmente es una de las palabras más desvirtuadas que conozco".
 
Gracias a estas películas de difícil visionado y moral incierta, Michel Nyman entabló una hermosa relación con el séptimo arte, de la que no iba a salir jamás, reforzándose en sus intenciones y en su sonido cuando la relación con Greenaway se enfrió irremediablemente (y eso que en 1990 pensaba que dicha relación podía durar por mucho tiempo, pues eran como un matrimonio). Eso sucedió cuando el realizador galés 'despreció' la enorme partitura que el pianista creó para su film "Prospero's books", pero es necesario mencionar las circunstancias que rodearon al disco que nos ocupa, ya que Greenaway venía de utilizar a Wim Mertens y Glenn Branca para la música de "The belly of an architect" y quiso, en un principio, utilizar música de Geretsky y John Adams para "Drowning by numbers", pero el montaje no funcionó, por lo que afortunadamente tuvo que volver al recurso de Michael Nyman para que creara la partitura, pero esta vez con el film acabado, por lo que pueden escucharse más músicas adaptadas a las escenas, de pura banda sonora, y no al revés. En su obra, este compositor británico intenta percibir conexiones y entendimiento entre la música de hace siglos y la de ahora, y consiguió, en sus primeros conciertos en España con la Michael Nyman Band, una comunión especial con un público que no sabía lo que podía esperar en directo de un músico como ese, ni más ni menos que un espectáculo grandioso.

ANTERIORES CRÍTICAS RELACIONADAS:





Etiquetas: , ,

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Gracias por tu comentario. Para mí es uno de los 10 discos para llevarse a una isla desierta

7:34 p. m.  
Blogger Pepe said...

Gracias a tí por el tuyo, amigo, me quedo con las ganas de conocer los otros 9 (vaya papeleta lo de elegir sólo 10 discos, caray).

10:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El disco de Nyman lo escuché en directo en Madrid y ponía los pelos de punta.

Disco 2:Benito Lertxundi-Hitaz oroiz, también lo ví en Madrid

Disco 3:David Antony Clark-Sacred Sites. Te sumerges en los paisajes sonoros sin remediarlo.

Disco 4:Wim Mertens-A Man of No Fortune and with a Name to Come. También ví el primer conciento que dió en España...sin palabras

Continuará...

8:32 p. m.  
Blogger Pepe said...

Interesante primera parte, a mí también me pasa que las obras que veo en directo me llenan más posteriormente; me encanta "Sacred sites" de David Antony Clark, y por supuesto "A man of no fortune...", pero admito que no he profundizado mucho en la discografía de Benito Lertxundi.

Cada vez me resulta más difícil lo de elegir mis favoritos, habría algunos fijos como "Amarok" y "Tubular bells" de Mike Oldfield, o "Watermark" de Enya, pero los demás podrían variar según el día.

9:49 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Excelente produccion de Michael Nyman. El famoso tema de la isla desierta y los 10 discos favoritos ya va quedando en el pasado...yo ni loco me voy a ninguna isla sin llevar mi Zune 120 GB lleno de musica...despues ya veremos como recargo la bateria, jajajajaja

Saludos desde Monterrey !

12:33 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Seguimos...
(Lo de la lista de 10 discos es una excusa para escarbar en nuestra memoria musical...)

Disco 5: Henryk Gorecki- Symphony No. 3. Escuché una vez en la radio que era el disco más vendido de música clásica, no sé si creermelo, pero su escucha es impactante.
Disco 6: Jim Hall. Un disco con una versión del concierto de Aranjuez. El jazz que me vuelve loco.

Disco 7: Karunesh ~ Global Village. Mezcla de músicas del mundo. Si no lo conoces no te lo pierdas

Seguiremos...

12:56 a. m.  
Blogger Pepe said...

La postura del amigo de Monterrey me parece poco poética pero más que aceptable actualmente. Lo de la batería es un problema, sí.

De las tres nuevas entregas de la lista de 10 (no estaría mal firmar los mensajes, por cierto, que eso de contestar a anónimos parece de película de suspense) destaco a Gorecki y su tercera sinfonía, que critiqué hace tiempo y que me parece una obra maestra.

3:27 p. m.  
Anonymous Ramiro said...

Es verdad, esto parece una pelicula de suspenso, soy Ramiro Gonzalez desde Monterrey.

Este foro es realmente destacable, ademas de la calidad de los temas que se publican, jamas he visto algun comentario soez, insultos o descalificaciones.

Sigo haciendo la lista de mis 10 discos para la isla desierta...

7:09 p. m.  
Blogger Neil Parsons said...

Disfruto con este disco tanto o más como con "The draughtsman's contract" o incluso "El Cocinero, el ladrón, su mujer y su amante". Son discos imprescindibles de Nyman, junto con su impresionante "The Piano".

5:19 p. m.  
Blogger Pepe said...

Sí, Ignacio, esa época anterior a "The piano" era más interesante, a mi juicio, que la actual, en la que por ejemplo me encanta "The claim" o "Wonderland".

11:06 a. m.  
Blogger Neil Parsons said...

Por cierto, en mi blog hablo un poco sobre el fanzine Orabidoo. ¡Qué recuerdos!

5:56 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La version que yo conozco de como se conocieron estos dos es la que dababa 13t en su añorado programa y era que los tenian dos novias que compartian piso a finales de los 60 y de las esperas a las dos novias surgio la comunicacion y el conocimiento entre ellos.
Magnifico y curradisimo blog afirmo.

Josea.

4:14 p. m.  
Blogger Pepe said...

Hola, amigo. Conocía esa historia por boca de Trecet, pero me volví loco intentando corroborarla y me fué imposible, en ningún sitio que yo haya podido mirar (revistas, libros o internet) se menciona ese hecho. En el concierto de presentación de "Music of the spheres" de Mike Oldfield en Bilbao pude coincidir, junto a varios amigos que me acompañaban, con Trecet y su encantadora esposa, pero se me olvidó preguntarle si era una historia de boca de Nyman o un rumor. Para otra ocasión.

3:42 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Vaya es que si hubieras qeu tenido qeu preguntarle por las cosas qeu ha dicho a lo largo de la vida de su ya desaparecido programa seria un no parar.Yo creo que lo suyo es como tu con el blog seria que el escribiese un libro con la cantidad de cosas que le han ocurrido relacionado con estos artistas,la vez que fue a la presentacion de Maximazing de Wim en Londres y de ahi a un larguisimo etc.Pero me da a mi qeu esto no ocurrira nunca el esta ahora mas con Gasol,Ricky Rubio y esas gentes.

Josea.

4:44 p. m.  
Blogger Pepe said...

Se lo dije, Josea, de hecho casi se lo rogué, porque unas memorias de Ramón Trecet serían un bombazo para todos los que seguimos este blog. No parecía muy convencido, aunque no sé si Gasol y compañía tienen que ver, de hecho podrían estar incluidos en el libro perfectamente (no tiene por qué ser sólo de música).

5:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home